Carmen Santos

Logró contener las náuseas, pero no los lagrimones que le impidieron ver los últimos trazos del país donde había vivido sólo para trabajar hasta que Gervasio le enseñó a soñar.”

El sueño de las Antillas (Carmen Santos)

Anuncios